Entrevista a Enrique Gallud




EN EXCLUSIVA PARA «HUMORADAS»

Entrevistamos hoy a Enrique Gallud, que ha sido tan amable de recibir al redactor de «Humoradas» en su modesto aunque cuco domicilio.

Don Enrique no se hace esperar. Aparece en batín y departe amigablemente con nosotros durante un rato, tras invitarnos a un refresco de limón marca «Dia».

HUMORADAS.—Don Enrique, ¿qué tal está usted?

ENRIQUE GALLUD.—Muy bien, gracias.

HUMORADAS.—¿Qué puede usted decirnos de su actividad?

ENRIQUE GALLUD.—No gran cosa. No es algo que tenga especial importancia.

HUMORADAS.—Queremos conocer sus proyectos futuros.

ENRIQUE GALLUD.—Pues, la verdad, en este momento no estoy haciendo nada de particular. No tengo nada entre manos.

HUMORADAS.—Nuestros lectores quieren saber su opinión sobre los recientes acontecimientos del país.

ENRIQUE GALLUD.—No puedo decir mucho. En realidad yo me mantengo muy alejado de la actualidad, en todas sus facetas.

HUMORADAS.—Pero estamos pasando por un momento crucial de nuestra historia.

ENRIQUE GALLUD.—¿Ah, sí? Yo no lo había notado. La verdad es que yo leo muy poco la prensa.

HUMORADAS.—Sin embargo, todas las cadenas están tratando de muchos temas apasionantes de rabiosa actualidad.

ENRIQUE GALLUD.—No lo dudo. Pero es que yo tampoco veo la televisión. Los programas son infames y las películas son siempre las mismas. Pongo a grabar alguna serie, eso sí. Y luego la veo adelantando los anuncios. Así es no sé a qué se refiere.

HUMORADAS.—Pero ¡dígame algo, hombre de Dios! ¿Qué opina usted?

ENRIQUE GALLUD.—¿Sobre qué? Le aseguro que ignoro de qué me está hablando. No me parece que esté pasando nada de particular. Además, yo no tengo opinión. No sé.

HUMORADAS.—Entonces ¿para qué le estoy entrevistando?

ENRIQUE GALLUD.—Eso, usted sabrá. Yo no tengo ni la menor idea.

Llegamos a la conclusión de que Gallud es tonto y nos vamos de allí, habiendo perdido miserablemente la mañana y con una gran sensación de frustración.



No hay comentarios: