Ensalada de galletas



        
         INGREDIENTES HABITUALES PARA SEIS PERSONAS (O PARA CINCO, SI UNA DE ELLA COME POR DOS)

         300 GRAMOS DE GALLETAS «MARÍA»
         UN CALABACÍN PEQUEÑO (Está claro que es pequeño si es calabacín, pues si fuera grande sería ya calabaza)
         DOS PIMIENTOS ROJO Y VERDES (O uno de cada color, que serán mása fáciles de encontrar)
         UNA CEBOLLA REDONDA
         100 GRAMOS DE SETAS
         200 GRAMOS DE GAMBAS DE RÍO
         EL SUPLEMENTO CULTURAL DEL ABC
         UNA CUCHARADA DE OLIVA DE ACEITE
         UN RAMAL DE ALBAHACA
         SAL
          
MODO DE PERPETRACIÓN
          
Pon a hervir un recipiente que tenga fondo lleno de agua y una cucharada de sal. Si consigues que hierva el recipiente, dedícate a la magia. Si lo que te hierve es el agua, añade las galletas y déjalas cocer durante unos veinte minutos de reloj digital o treinta de un reloj de manecillas.
          
Provisto de unos mitones para no mancharte, pela las gambas, trocea los pimiento en dados y el calabacín y las setas en fichas de dominó.
          
Con unas tijeras para las uñas, haz trocitos el suplemento cultural del ABC y, cuando esté todo, ponlo aparte y olvídate de él.
          
Lava las hojas de albahaca y diles alguna cosa mosqueante, para quie se piquen.
          
En una sartén pocha... (No, la sartén no tiene que estar pocha. Es que falta una coma en la frase.) En una sartén, pocha la cebolla, troceada como manda Dios y la S.M.I., con una cuchara de aceite de oliva. (Ya sé que trocear una cebolla con una cuchara es algo lento, pero la receta es así).
          
Cuando esté blanda (la cebolla, no la S.M.I.), incorpora el calabacín si sigue tumbado. Añade las setas y suma los pimientos.
          
Ahógalo todo durante cinco minutos y luego vuelve a ahogarlo (o rehógalo) durante otros cinco.
          
Después añade las gambas y sal a pacer. (No es insulto. No es que te esté llamando rumiante con cornamenta. Es que falta una letra. Debe decir «sal a placer», vamos, que le eches toda la sal que te apetezca.)
          
Recuerda que debes cocinar primero las gambas impares y luego, las pares. No te olvides de esto.
          
Saltéalo todo durante tres minutos más. Lava lo que quede de las galletas en agua fría, escúrrelas y viértelas en una fuente honda. Mézclalas bien con el salteado.
          
Si te gustan los sabores dulces, puedes añadirle cabello de ángel, junto con las gambas. Es un plato original y barato, tal como están las cosas.

 

No hay comentarios: